Salida de España y llegada a Japón (aduanas)

Después de dar la vara con Japón a todos durante más de la mitad de mi vida, cabría pensar que el momento en que recibía el comunicado final de que me habían dado la beca, iba a ser el más feliz de mi existencia. Bueno pues… si y no. Realmente me alegré un montón, pero me sorprendí a mi misma viendo en esta oportunidad más posibilidades de futuro que un sentimiento de “SIII POR FIN!! ME VOY A JAPÓN!!”.

Esto es en parte por haber convertido mi hobby de estudiar japonés, en mi trabajo. Y en parte por lo que comentaba en la entrada anterior, que ahora la cultura japonesa me gusta más profundamente (con conocimiento) y menos de forma friki alocada.

Sigue leyendo

Estándar